Inicio map contact link

Perspectivas
La perspectiva de la Reclamación Territorial esta caracterizada por la evolución de los amplios procesos de reformas políticas adelantadas en los dos países. Debiéndose notar que los dos actuales Jefes de Estado, protagonistas principales de esos procesos de cambios, no fueron actores durante los períodos de la discusión y confrontación que condujeron al convenimiento del Acuerdo de Ginebra en 1966.

El Presidente Hugo Chávez y el Presidente Bharrat Jagdeo han heredado un ambiente de relaciones bilaterales, donde la integración y la cooperación actúan como agentes moderadores en las actitudes de ambos países ante el Proceso de los Buenos Oficios, adelantado por Alister McIntyre, en seguimiento del procedimiento establecido en el Acuerdo de Ginebra.

En este sentido debemos recalcar el buen clima de entendimiento y cooperación que se reafirmó durante la visita oficial de la Presidente Jagan a Venezuela (21-23JUL1998); y se recoge en el Comunicado Conjunto emitido en ocasión de esa visita:

 

"Los Presidentes destacaron el ambiente de franca cordialidad y amistad que ha caracterizado las relaciones entre los dos países y el diálogo directo que han sostenido producto de los encuentros presidenciales de los últimos diez años.

Así mismo, expresaron su satisfacción por el grado de avance alcanzado en las relaciones bilaterales, enfatizando que esto es el resultado del dinamismo de los contactos efectuados por distintas personalidades de los más altos niveles políticos, económicos y comerciales de ambas naciones. Al respecto, ambos Presidentes expresaron sus deseos por la expansión y profundización de estas relaciones.

Los Presidentes evaluaron la marcha del proceso para una solución mutuamente satisfactoria de la controversia territorial existente entre Venezuela y Guyana y reiteraron su firme compromiso de resolverla pacíficamente. En este sentido, expresaron su satisfacción por los esfuerzos realizados por Sir Alister McIntyre, Representante Personal del Secretario General de las Naciones Unidas y reafirmaron su decisión de continuar apoyando el Proceso McIntyre a fin de alcanzar su arreglo definitivo, como lo establece el Acuerdo de Ginebra de 1966.

Conscientes de la extrema importancia para el desarrollo económico y social del manejo sustentable del ambiente, ambos Presidentes acordaron que bajo la égida del Proceso McIntyre, Venezuela y Guyana iniciarán negociaciones dirigidas a un Acuerdo en materia ambiental.

A los efectos de profundizar y darle un contenido más dinámico a las relaciones bilaterales, ambos mandatarios convinieron en darle un enfoque integral y global al tratamiento de la agenda común, para lo cual decidieron establecer el siguiente esquema:

Una Comisión Binacional de Alto Nivel, presidida por los Ministros de Relaciones Exteriores regularmente supervisará el trabajo de las Subcomisiones establecidas en las siguientes áreas:

Política
Medio Ambiente
Intercambio comercial e integración económica
Consular
Cultura
Salud
Agricultura, Ganadería y Agroindustria
Transporte"

 

En prosecución de ese mandato, el Canciller venezolano José Vicente Rangel visitó Georgetown el 30MAR1999, oportunidad en que ambos cancilleres firmaran los términos de Referencia de la Comisión Binacional de Alto Nivel; la cual esta orientada a lograr un mayor entendimiento de los puntos de vista y posiciones de Venezuela y Guyana en aquellos asuntos que puedan surgir en los foros regional e internacional en un esfuerzo por promover relaciones mas estrechas en los campos económico, social, cultural y tecnológico. A tal efecto se crearon 10 subcomisiones de trabajo: Asuntos Consulares, Salud, Agricultura, Cría y Agroíndustria, Comercio y Cooperación Económica, Consulta Política, Cultura, Transporte, Medio Ambiente, Recursos Marinos y la Comisión Mixta para la prevención, control y represión del consumo y del tráfico ilícito de estupefacientes y de sustancias psicotrópicas.

En esta etapa del proceso de la reclamación, cuando el Buen Oficiante Alister McIntyre, luego de diez años de actividades, ha manifestado deseos de retirarse, es oportuno resaltar los positivos ambientes generados en la reunión de los Cancilleres con el Buen Oficiante y el Director de Asuntos Políticos de la O.N.U. en Nueva York el pasado 20SEP1999; y los pronunciamientos en ambos países, a nivel oficial y público, con ocasión de los cien años del Laudo de París.

En primer lugar, el Gobierno de Guyana mediante comunicado del 06OCT1999 destacó la atmósfera de cordialidad y mutuo respeto, durante las discusiones del 20SEP1999, cuando se revisó el estado actual de las relaciones bilaterales en el contexto de los Buenos Oficios; y el Ministro José Vicente Rangel se comprometió a dar celeridad a la Comisión Bilateral de Alto Nivel. En segundo lugar, la circunstancias de los cien años del Laudo de París, estimuló el debate público, destacándose varios acontecimientos, tanto en Venezuela como en Guyana.

El 03OCT1999, el Presidente Hugo Chávez Frías expresó durante su programa de radio dominical que Venezuela jamás usará la fuerza para recuperar la Zona en Reclamación; pero a la vez advirtió: "No vamos a dejar dormir esa reivindicación. Seguiremos reclamando y exigiendo nuestros derechos, como se lo he dicho a las autoridades de Guyana cada vez que he podido y ahora reiteramos". Asimismo, el 03OCT1999, la Cancillería venezolana emitió un Comunicado, reiterando el carácter nulo e írrito del laudo y la aspiración nacional de obtener reparación de esta grave injusticia. También  ratificó su compromiso con el Acuerdo de Ginebra para buscar conjuntamente con el Gobierno de Guyana soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia territorial. Pero lo que más resalta en esta oportunidad, es la variedad de artículos y cobertura asignada por los medios de comunicación social venezolanos a la controversia territorial por el Esequibo.

En Guyana merecen destacarse, la Conferencia de prensa quincenal del Doctor  Roger Luncheon, Jefe de la Secretaría de la Presidencia (01OCT1999), el Comunicado Oficial de la Cancillería guyanesa (03OCT1999), el extenso artículo publicado en el Starbroek News, por Cedric Joseph, autor del libro, Anglo American Diplomacy. And the Reopening of the Guyana – Venezuela Boundary Controversy, 1961-1966; y el Comunicado de Prensa del Congreso de los Trabajadores de Guyana el 08OCT1999.

El 01OCT1999, durante su acostumbrada Conferencia de prensa quincenal, el Jefe de Secretaría de la Presidencia admitió que la Comisión de Geología y Minas de Guyana (GGMC) pudo actuar en forma negligente o descuidada, al otorgar licencias de exploración petrolera a las empresas Century  Guyana LTd, Esso y Maxus Energy Corporation. En ocasión de los 100 años del Laudo de París, el Ministro de Asuntos Extranjeros emitió un Comunicado, reiterando la validez del laudo y la soberanía guyanesa sobre el Territorio Esequibo; pero al mismo tiempo expresa su compromiso con el Proceso de los Buenos Oficios, bajo los auspicios del Secretario General de las O.N.U., con vista a lograr una solución pacífica de la controversia. También es auspicioso la flexibilidad que ha experimentado el debate público de la controversia en la sociedad civil guyanesa como lo refleja el artículo de Cedric Joseph (Starbroek News 03OCT1999); en el cual plantea cinco opciones para abordar la controversia entre Venezuela y Guyana:

1. Un prerequisito doméstico, liberar el asunto fronterizo del Ju Jitsu político que impregnó y distorsionó los asuntos nacionales y movilizar todo el peso moral de la nación para respaldar cualquier iniciativa.

2. Ampliar el espectro y el trabajo de los Buenos Oficios del Secretario General de la O.N.U., mediante la nominación, por parte de Venezuela y Guyana, de un representante de un estado miembro para que se integren a los Buenos Oficios.

3. Una solución política dentro o fuera del Acuerdo de Ginebra, valorando la inevitabilidad de propuestas para concesiones.

4. Concebir otro Protocolo de Puerto España que congele el problema por cien años, pasando el asunto a otra generación, bien distante y admitiendo inadecuación.

5. No hacer nada, que siempre es una opción atractiva con algún riesgo posible.

 

Merece especial mención el Comunicado de Prensa emitido por la Tercera Conferencia Bienal de Delegados de Trabajadores de Guyana; ello significa un avance en la toma de conciencia por parte de la clase trabajadora para la búsqueda de soluciones a los grandes problemas de la soberanía territorial, como se desprende del siguiente llamado:
I. Que el Gobierno convoque sin demora a un genuino foro consultivo nacional sobre el tema de la reclamación territorial de Venezuela, en el que participen personas informadas conocedoras provenientes de todas las ideologías políticas con el propósito de desarrollar estrategias nacionales y diplomáticas orientadas a dar respuesta a la más reciente amenaza a la integridad territorial de  Guyana.

II. Que el Gobierno emprenda a la mayor brevedad posible, el fortalecimiento de la misión diplomática de Guyana en Venezuela, la cual, en este momento, no cuenta con un funcionario que siquiera tenga alguna experiencia suficiente en el tema del reclamo territorial de Venezuela.

III. Que en las selecciones de las personas para cargos diplomáticos sensibles en países con reclamos territoriales contra Guyana, el Gobierno seleccione a expertos por encima de la lealtad política.

IV. La Conferencia además, urge a las fuerzas políticas en Guyana, a buscar con empeño, poner fin a sus diferencias y acelerar el proceso de diálogo para asegurar así que nuestro país cuenta con una posición fuerte unificada con relación al reiterado reclamo de Venezuela.

V. No se puede permitir que las divisiones políticas basadas en la raza y etnicidad y enraizadas en divisiones, saboteen la integridad territorial de Guyana. Dado que éste parece ser el caso, la GTUC y el pueblo guyanés deben poner en tela de juicio el compromiso de nuestros lideres políticos en cuanto a la seguridad de nuestro país.

Lo anterior contrasta con la clásica actitud de un sector de la dirigencia política guyanesa al tratar de evadir el fondo de la controversia. Tratan de resaltar como actitud agresiva la reiteración venezolana, sobre el carácter nulo e írrito del Laudo que se expresa en el Comunicado del 03OCT1999, cuando bien es sabido que ésta ha sido la posición tradicional oficial venezolana desde 1962, cuando el Ministro de Relaciones Exteriores Falcón Briceño lo denunciara en la Organización de las Naciones Unidas. Esto no puede ser interpretado de manera superficial como un mensaje negativo, cuando el contexto del Comunicado venezolano se refiere a la conciliación y a la solución pacifica de la controversia, aspecto en el cual coinciden la posición oficial guyanesa y lo expresado en los Comunicados de las reuniones de Jefes de Estado y de Gobierno, y de los Cancilleres, tanto del CARICOM como del Movimiento de los Países No Alineados.

A cien años del Laudo de París, ambos países, Venezuela y Guyana, están experimentando profundos cambios políticos, económicos y sociales. Ambos son víctimas y herederos de las exageradas ambiciones que signaron las actuaciones de las grandes potencias durante el siglo pasado. Hemos aprendido de los duros golpes del pasado, que solo en un clima de armonía, sinceridad y respeto podemos construir el futuro digno que se merecen los venezolanos y los guyaneses

Cualesquiera que sea el resultado de los cambios políticos, actualmente en progreso por ambas naciones, los esfuerzos tienen que continuar siendo orientados al logro de una solución satisfactoria y pacífica para el arreglo práctico a la controversia territorial; que sea justa, duradera y aceptable para ambos pueblos. Estamos convencidos de que solamente mediante la discusión del tema, ampliamente y sin complejos, a todos los niveles de la sociedad civil de ambas naciones, lograremos este objetivo.